Páginas

6 de abril de 2012

Proyectando mi novela

Les cuento que esta Semana Santa me tiene de armas tomar, un poco a la fuerza pero aquí estamos, definiendo el argumento de mi primera novela.

Pensé también en escribir una antología de cuentos que tenga como eje "el abandono" (sí, vengo con esos temas pum para arriba últimamente) pero a la novela le tengo ganas hace rato y nunca arranco.

Presiento que es el momento por muchos factores de mi vida que hacen que yo esté acá sentada, en este aquí y ahora, pero no logro encontrar un tema que me conmueva, que me atraviese, que me trastorne.

No se me cae una idea, o más bien, se me caen muchas muy disparatadas y ya pienso que no me va a leer nadie lo cual es para nada alentador. Después de todo, los escritores escribimos para que nos lean, además de los otros motivos más románticos e idealistas.

Yo me acuerdo que en mis primeros talleres literarios moría de vergüenza si leían algo mío -soy de las que se ponen con las mejillas cual manzanita- y ni hablar si encima me criticaban!
Con los años, comprendí que esas críticas me hacían crecer en mi escritura y en mi visión del mundo. Por eso, hoy no veo la hora de que me lean para criticarme, porque siempre es una experiencia constructiva y reveladora.

Estos últimos años me estoy nutriendo de muchas herramientas para escribir a partir de la lectura, la escritura teatral, el teatro como espectadora, el cine, la fotografía y la danza. Todo arte que ande dando vueltas por ahí, me alimenta.

Cuando me zambullo en mis cuestiones literarias y creativas, me pierdo y a veces siento que me volví loca. Y así es como surgen cosas lindas y reconfortantes como "Espejos", que es un cuento que reescribiría todo de nuevo pero en el que me veo reflejada y me encuentro. Tiene mi estilo y eso no es poca cosa. Encontrar el estilo propio, en cualquier disciplina artística, a veces puede llevar años.

Volviendo al tema de mi novela, buscando fuentes inspiradoras recordé la música de Amélie que en una oportunidad bailé con mis amigas danzarinas, los temas de Lorena McKennitt que también bailamos en las clases de danzas árabes, me invadieron ganas de aprender a dibujar y cantar, ganas de pintar con lápices de colores, cortar goma eva, imprimir fotos, me estoy saturando de películas románticas pero mirando bien de cerca el armado de las historias... O sea, digamos que capaz sí me esté volviendo un poco loca.

2 comentarios:

  1. EDITORIAL PORTILLA FOUNDATION
    Hola Amigo escritor: Lo invitamos a unirse a la EDITORIAL PORTILLA, una editora sin fines de lucro, las ganancias de la editorial serán invertidas en la lucha contra la Diabetes. Aquí los escritores podrán publicar sus obras por el Internet y en las cadenas de librerías en los cinco continentes sin costo alguno. No rechazamos a nadie porque creemos que todo pensamiento merece ser preservado para las futuras generaciones. Todos los escritores recibirán en 50% de las ganancias por el Internet y el 10% por las ventas en las librerías. Tenemos varias convocatorias para concurso. Visite nuestra página web: www.editorialportilla.com o envíenos un correo a: editorialportilla@hotmail.com
    Saludos Cordiales; Dr. Oxel H. Portilla: Presidente.

    ResponderEliminar
  2. Minismalías, soy Icíar de Los mil y un libros. Te he enviado un correo pero creo que lo has recibido en spam o correo no deseado, me ha pasado con muchas seguidoras, y sí me gustaría al menos avisarte. Mi correo es iciar@losmilyunlibros.com

    POSDATA: Me encanta la película y la música de Amélie, Lorena McKennitt y sus aires celtas, y adoro la música árabe, tengo unas canciones divinas para el baile del vientre que me pasó una amiga egipcia (yo no lo bailo, que conste, más quisiera, jeje). Así que estoy convencida que con todas inquietudes tan variadas, no puede salir más que una buena novela. ¡Suerte!

    ResponderEliminar