Páginas

28 de junio de 2011

La de los finales bomba

Así me llaman en el programa de escritura. No sé si es fanatismo o qué, tampoco si está mal o bien, pero me gustan los finales que sorprenden. Esos que me dan vuelta toda la historia que vengo leyendo, que me descolocan. En lenguaje cinematográfico, algo así como "Sexto Sentido".



Un cuento o novela que no causan ese efecto en mí, me desilusionan. Me siento estafada con finales insulsos.



La misma exigencia pesa sobre mí al momento de sentarme a escribir. De hecho, lo peor que pueden decirme de mis cuentos es:"el final era predecible". En ese preciso momento, siento que fracasé por completo.



Sigo escribiendo, con más pausas que hasta hace unos días, un poco por falta de tiempo y otro poco para darme un respiro (obligado).



Es cierto que venía escribiendo más de lo mismo, repitiendo errores, sin gracia.



Ahora tengo apostadas mis últimas fichas en un cuento que denominé "Espejos" y desde entonces, estoy obsesionada con los espejos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario