Páginas

4 de abril de 2011

Uff

Haciendo un listado interminable de cosas que tengo en mi cabeza, me convenzo de que el día debiera tener 48 horas.

Descontando que por día duermo normalmente 7 horas, me la paso trabajando 9, y 2 se me van en viajes de ida y vuelta, ya tenemos 18 horas que están pre-pautadas. Llamémosle "rutina". De modo que me quedan 6 horas por día para hacer lo que me da la gana. Lástima que ya es de noche, y vengo con todo el día a cuestas, con lo cual casi siempre me da ganas de nada.

En fin, la vida del esclavo o un día en la sociedad capitalista, como siempre digo, no me deja explayarme en mis delirios artísticos. Igual, estoy haciendo el esfuerzo. Vengo leyendo bastante (de todo un poco, bien variadito, camino a casa o al trabajo) pero de escribir... cero. Así que me enrolé en un Programa de Escritura en Casa de Letras. Se dice que la única carrera de Creación Literaria.

Ya venía con los talleres literarios pero quise ir un poquito más allá, "crearme la obligación". Cierto orden. Ya no dudo que mi estructura me puede, como verán, pero soy así y así me acepto.

Tuve mi primera clase y como desde hace mucho no tenía, volví a tener "materias" y nos mandan también tarea para el hogar. Además del recreo que tenemos entre un profesor y otro.

En fin, estoy en una escuela. A veces se necesita cierta disciplina.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario